30 Jun

Cómo motivar a los trabajadores para mejorar su productividad

Trabajar en equipo es muy complicado y liderar ese equipo, más todavía. La dificultad de combinar la actividad propia de ser un jefe con la de liderar al personal, es bastante complicado, porque no todos los directivos tienen las herramientas o la actitud necesaria para poder triunfar en ambos aspectos.

Por ello, hoy vamos a dar a los jefes las claves para mantener a su equipo motivado y que esa motivación redunde en mayor productividad.

EL SUELDO

Sí, empezamos por el dinero. ¡Qué listos! dirán algunos jefes. Pero sí, a todos nos motiva el dinero. A todo el mundo. No hay nadie a quien no le guste tener un sueldo digno y correspondiente a su jornada y a sus capacidades laborales.

Está claro que no todas las empresas pueden ofrecer contratos mega millonarios, pero sí que pueden hacer un esfuerzo por dar a sus trabajadores el sueldo máximo que sea posible dentro de sus circunstancias. Si un empleado tiene un jornal que le permite vivir de forma satisfactoria trabajará más tranquilo.

AMBIENTE POSITIVO

Si el clima creado por el jefe es cenizo, el resto de empleados también lo tendrán. Incluso cuando vayan mal las cosas, hay que intentar ver el lado positivo de todo y concentrarse en no estar muy malhumorado.

Lo comentamos porque hay quien escoge la queja como modo de expresión, acompañada por lamentos constantes y enfados arbitrarios, cuando en realidad las cosas van mejor de lo que muchos creen.

INVOLUCRAR

El equipo no tiene que elegir los clientes con los que se va a tratar, pero pueden estar presentes en la toma de decisiones, proponer nuevos, involucrarles en el proceso y hacer oír su opinión, aunque la decisión final sea del director, claro está.

Sentirse partícipes de cada paso es crucial para que el equipo se sienta motivado, valorado y tenido en cuenta, algo que sin duda redunda de forma positiva en la empresa.

VALORACIÓN DE RESULTADOS SIEMPRE POSITIVA

Si algo ha salido bien, delante de todos, haga saber al responsable que todo el mundo está orgulloso. Resalte cada parte del proceso, quién ha intervenido y cómo ha sido con ayuda de todos como se ha conseguido.

Y si hay un fracaso, reúna al equipo, apunte que es consciente de que todo el mundo ha hecho lo que ha podido (si es verdad) y haga junto con sus empleados una reflexión constructiva, ¿qué podemos hacer para que no ocurra de nuevo? cómo podemos mejorar? ¿qué podemos limar? Siempre con una lectura muy positiva.

PROMOCIÓN

Si es posible, hay que promocionar a los empleados internos en vez de contratar a externos. Que un trabajador crezca con la empresa le identifica más con los valores de la misma, le compromete con su funcionamiento y esto redunda en su productividad.

FORMACIÓN

¿Qué pasaría si tres veces a la semana un profesor de inglés acudiera a la oficina para dar clase a la hora de comer? O si se diera formación sobre un software nuevo importante que se va a utilizar en el futuro. Pues pasaría que los trabajadores se sentirían agradecidos de que su jefe se preocupe por su formación, una formación que podrán aprovechar tanto en esa empresa como en otras. Y eso redunda en su productividad, ya que tienen más conocimientos para trabajar mejor y lo hacen contentos.

¿Cómo es tu jefe? ¿Actúa de esta manera?

 

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *