26 Oct

¿Google, mejor empresa para trabajar? Mentira, tu pyme lo es

Desde la lejanía, Google, Pixar o Facebook son dos grandísimas empresas en las que podría parecer un sueño trabajar. Los numerosos reportajes que los medios de comunicación les dedican hacen que ese sueño se haga muy certero.

Todos tenemos en mente las enormes oficinas, con espacios dinámicos y creativos, con trabajadores en bicicleta o en patinete cruzando el despacho con una enorme sonrisa. Vemos con envidia los gimnasios gratuitos, las cantinas de comida sana, las guarderías, los sueldos generosos y los medios de transporte ecológicos y sin coste para los empleados.

En Silicon Valley las compañías parece que compitan por ofrecer los mejores seguros médicos, las áreas de masaje más grandes, las piscinas, las oficinas que parecen más parques de juego que lugares de trabajo…

A todos nos encantaría trabajar con esas condiciones. Contar con un fisioterapeuta que alivie las largas horas de ordenador a la espalda, poder tener una lavandería en la misma oficina, así como una empresa que hace contínuos estudios para saber cómo podrían gratificar mejor a sus empleados. ¡Un sueño!

¿Un sueño? ¿seguro? Esas mismas empresas suelen ser acusadas de tiranizar con eternas horas de trabajo a sus trabajadores, por tener una burocracia asfixiante y por exprimir el talento de forma desmesurada.

Permitidnos hacer una reflexión. Las condiciones que ofrecen esas macro empresas son muy seductoras, pero redundan ‘solo’ en la felicidad del trabajador como ser humano. Incitan que esté tranquilo, feliz, que se sienta atendido y agradecido.

Pero ¿no sería mejor que la empresa se encargara de hacer feliz al trabajador en el ámbito laboral? Nos explicamos. Creemos que puede ser mejor que el empleado se sienta valorado, que su trabajo sea apreciado, que su opinión en proyectos y reuniones sea tenida en cuenta… Todo eso es mejor a nivel de trabajo que tener la comida gratis o 100.000 plazas de aparcamiento sin coste.

Según este razonamiento, es posible que puedas ser más feliz como empleado en tu propia empresa que en Google. Porque si en tu trabajo te sientes escuchado, crees que tu trabajo es apreciado, te motivan cada día y tu rendimiento es premiado con mejoras en tus condiciones, ¿qué más necesitas?

Tú puedes ayudar a que en tu empresa tu trabajo sea reconocido de esa forma. Por ejemplo, si usáis un gestor de proyectos, puedes usarlo para plasmar tu tesón y tu empuje en cada una de las tareas y para que en los informes tus superiores puedan apreciarlo.

Desde el respeto y la humildad, debes hacer que tu voz se escuche en las reuniones y en las jornadas de trabajo. Mostrar interés por lo que se hace, ganas de mejorar, de innovar y de hacer crecer el proyecto siempre se toma como algo positivo.

Por último, haz lo que te gustaría que hicieran contigo. Intenta cada día elogiar a un compañero, dale las gracias por su ayuda para hacer una tarea, admira su capacidad de entrega, cómo ha sido necesario su empuje para terminar un proyecto… Ofrece el tipo de apoyo que tú quieres tener. Así, poco a poco, te darás cuenta de que tu pyme no tiene nada que envidiar a Google, más bien al contrario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *