24 Sep

Lidera un equipo de forma exitosa

Ser jefe es complicado. Todos los que lo han sido alguna vez lo saben bien y los que aún no lo han sido siempre tienen dudas con respecto al tema. Y es que cuando te toca liderar un equipo de trabajo por primera vez comienza un gran reto profesional en tu vida.

¿Cómo se logra que todo el equipo se coordine para lograr unos objetivos? En este artículo vamos a tratar de unificar todos los requisitos necesarios para liderar un equipo y no morir en el intento.

La diversidad es la clave: para que el trabajo en equipo dé frutos, es necesaria una gran variedad de personalidades distintas, con varias formas de ver el mundo y con estilos de trabajo distintos. La diversidad de puntos de vista es un activo de un valor irremplazable en los equipos de trabajo.

team-123085_640

Democracia interna: en un equipo de trabajo todo el mundo debe tener voz. Seguro que todos son muy talentosos, pero siempre hay algunos miembros que tienden, ya sea por timidez o simplemente por su forma de ser, a no aportar sus ideas de la misma manera que lo hacen otros que son más desenfadados o espontáneos. Es tarea del líder el fomentar el diálogo y comunicación en todos los miembros del equipo.

Predica con el ejemplo: En primer lugar, el jefe no debe de dejar que el “yo” gane sobre el “nosotros”. El proyecto es del equipo, por lo que tanto los méritos como los fracasos son del equipo. Un equipo integrado, armónico y unido está motivado y se implica más, y para ello es necesario que sean partícipes del proyecto de principio a fin. El objetivo es liderar, no mandar.

Eliminar el miedo al error: Los proyectos no siempre son exitosos. Cuando se trabaja en innovación hay cosas que pueden salir mal y otras bien, por ello es importante aprender de las lecciones que nos dan los proyectos anteriores. No es importante que alguien del equipo se equivoque, siempre que uno aprenda de sus errores. Los equipos los forman personas, no robots.

El estrés se gestiona de forma individual: hay temporadas en las empresas, y sobre todo las que trabajan con proyectos, en las que el estrés se adueña de parte o de todo el equipo. Cada persona asimila el estrés de un modo distinto, y unos lo llevan mejor que otros. Hay que tratar estas situaciones de crisis tanto a nivel individual como grupal. Conviene hacer la reunión de urgencia una vez el jefe es consciente del estado emocional de todo el equipo para poder tratarlo en conjunto.

Focalizarse en el éxito profesional del equipo: El líder debe velar por el bienestar del grupo, además de centrarse en el desarrollo profesional de cada integrante. Motivar al equipo es fundamental, y para ello hay que reconocer lo valiosa que es la aportación de cada uno, además de crear un ambiente de confianza y honestidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *