8 Jun

Los seis enemigos de la productividad

Todos queremos trabajar. Llegamos a la oficina descansados y dispuestos a atacar toda la faena que hay pendiente, para resolver el día de la mejor manera posible. Pero hay algo que se interpone y que consigue que seamos menos productivos de lo que nos gustaría, sin apenas darnos cuenta.

¿Cuáles son los enemigos de la productividad?

LOS SMARTPHONES

Hace años, nos llamaban por teléfono interrumpiendo nuestro trabajo y nos resultaba molesto. Ahora nos llaman, nos mandan emails, nos comentan Instagram, nos mandan un privado por Facebook o nos hacen RT en Twitter, nos invitan a Apalabrados y nos envían Pines. Todo el día.

Si queremos acabar con esa distracción, como ya hemos comentado en alguna ocasión, debemos ser firmes. O bien informar a nuestros allegados que durante el horario de trabajo no podemos atender nada, o bien acostumbrar a los clientes a que no siempre estamos al teléfono. Y que seremos nosotros los que llamaremos. Hecho esto, podemos guardar el móvil en un cajón hasta la hora del almuerzo o de la comida. Y resistir la tentación.

LO URGENTE DEL OTRO

Nosotros estamos con una tarea importante y de pronto, nos interrumpe un compañero porque necesita algo importante. Lo que solemos hacer es atenderle e intentar acabar lo suyo para después ponernos con lo nuestro… ¿Eso está bien?

Más bien no. Habría que calibrar la importancia de cada tarea, por supuesto, pero en igualdad de condiciones, nosotros respondemos ante nuestro jefe de nuestras tareas, de las de nadie más. Por lo tanto, si le decimos que hemos dejado lo nuestro a mitad para ayudar a un compañero, nos mirará con cara de Poker.

INTERNET

Puede ser una herramienta de trabajo, pero también una perdición. Nos podemos distraer haciendo tareas, rellenando tiempos muertos, viendo redes sociales y contestando correos que en realidad no hace falta contestar, ¿Qué hacemos?

Según lo serios que queramos ponernos, podemos capar nuestro ordenador para que no entre en redes sociales. También debemos mantener cerrada la bandeja de correo electrónico, para no estar distrayéndonos con los mails entrantes y además, podemos cerrar siempre las pestañas que no vayamos a utilizar para no estar saltando de una a otra sin sentido.

Wasting Time on Red Keyboard Button.

LOS COMPAÑEROS

Las personas con las que trabajamos suelen ser una suerte. Gente con inquietudes y habilidades parecidas, que viven problemáticas semejantes a las nuestras y con las que compartimos un proyecto de trabajo. Pero también nos interrumpen, nos llaman para descansar, nos cuentan qué tal su fin de semana cuando queremos cerrar un informe y nos envían emails tontos preguntando si jugamos al padel el jueves por la noche.

Convirtámonos en buenos compañeros, pero en horas de descanso. Intentemos mantenernos al margen de charlas durante el horario de trabajo, poniéndonos los cascos o diciendo que vamos liados, que luego hablamos lo que haga falta. Aprovechemos tanto el almuerzo como la comida para ponernos al día, pero durante el resto del tiempo debemos hacer un esfuerzo por focalizar nuestra atención en el trabajo.

EL TABACO

Hay numerosos estudios que apuntan que los trabajadores fumadores son menos productivos debido al tiempo que ocupan fumando en horario de trabajo y después, ‘reconectando’ con las tareas que tienen pendientes.

Si quieres mejorar tu productividad y de paso, estar más saludable, plantéate dejar de fumar y ayudar a tu cuerpo y a tu mente a estar mucho mejor.

CERO ORGANIZACIÓN

¿Cómo ser productivos si no nos organizamos? Quienes no tienen una lista de tareas diarias van saltando de una a otra sin tener claro un orden de prioridad y/o urgencia. No avisan a quien corresponde, no tienen claro cuánto tiempo deben dedicarle a una y a otra y se entretienen con ciertos trabajos que pueden esperar.

Usar un gestor de trabajo es más que fundamental en cualquier tipo de empresa para potenciar la productividad de los trabajadores. Permite dividir cualquier proyecto en tareas, priorizarlas, contar las horas dedicadas, registrar los mails y las llamadas a los clientes, así como las reuniones. De esta manera es imposible no ser productivo.

Estos son los seis enemigos evitables de la productividad, ¿tienes alguno? ¿qué haces para poder ser más productivo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *