5 Ene

Por qué montar un equipo de fútbol en la oficina es lo mejor para subir la productividad

Quien dice fútbol dice voleibol, tenis, padel o cualquier cosa que entre todos consideréis. De lo que se trata es de que el mayor número posible de empleados practique deporte en equipo, todos juntos, porque no solo tiene innumerables beneficios para la salud, sino también para la empresa.

Comenzaremos de forma breve por los que todos conocemos, que son las ventajas de hacer ejercicio para la salud. Practicar deporte al menos tres veces a la semana mantiene nuestro corazón en forma, mejora nuestros niveles de colesterol y triglicéridos, aumenta nuestra fuerza muscular y reduce las posibilidades de sufrir lesiones, dolores de espalda y problemas respiratorios.

Obvio decir también que el ejercicio nos ayuda a dormir mejor, mantiene nuestro peso controlado, nos pone de buen humor y alarga nuestra esperanza de vida, así como la calidad de la misma.

Ahora vamos a por los beneficios de hacer deporte en equipo con los compañeros de trabajo. Ojo, quien empieza no quiere parar…

–          Genera cohesión en el equipo. Las personas que juegan juntas se sienten más cerca, generan confianza, crean lazos de amistad y de cariño… Eso siempre beneficia a la empresa, porque quienes tienen confianza entre ellos, trabajan mejor y se comunican de forma más óptima, por lo que la productividad aumenta.

–          Disuelve pequeñas rencillas, comparaciones o problemas. Una vez salimos del terreno del conflicto (la oficina) y entramos en otro en el que nos igualamos al resto, en el que no hay jefes y en el que quienes destacan otros que quizás en el trabajo pasan más desapercibidos, creamos un espacio en el que se genera nueva comunicación. Y es más fácil que allí jugando y riéndose, todo se relaje y sea posible dejar atrás las discusiones que han lastrado el trabajo.

banner 06

–          Provoca pertenencia a un equipo. Y ese equipo es el de la empresa. Los trabajadores se ponen juntos frente a otros equipos, como un todo, formando parte de un nombre que tiene detrás la empresa. Si antes decíamos que se generan lazos entre los deportistas, también entre la empresa (que organiza y estimula a su gente para que se lance a la cancha) y el trabajador.

–          Cuando hacemos deporte debemos seguir unas reglas y tener educación, no gritar en exceso o insultar, tener paciencia, saber esperar… ¿Hace falta que expliquemos los enormes beneficios que tiene reforzar todo esto en el carácter de los trabajadores de una oficina? Redunda de forma directa en la productividad.

–          Esforzarse y perder. Y aceptarlo. Eso es una parte fundamental del deporte, de la vida y del trabajo. Habrá veces que sea alguien clave en el equipo quien falle, en otras ocasiones será un recién llegado. Pero siempre hay un abrazo en grupo y una palmada en la espalda, unas palabras de ánimo y unas risas en el vestuario para animar cuando es así, ¿verdad? Que ocurra así en la cancha será perfecto para ‘entrenar’ ese comportamiento en el trabajo.

–          Admiración. Sentir que formamos parte de una empresa que se preocupa tanto por nuestra salud y por nuestro trabajo como equipo que nos insta a hacer deporte juntos nos provoca muy buenas sensaciones sobre nuestra compañía, por lo que somos más proclives a esforzarnos extra y ser más productivos. Sentirnos cuidados y queridos es fundamental y esta es una buena manera.

Es importante que para que todos estos beneficios se den la empresa sea la que más y mejor impulse esta iniciativa. Si fuera posible, debería ser quien buscara facilitar en todo lo posible que el mayor número de trabajadores se unieran a practicar deporte en grupo. ¿Cómo? Buscando los horarios más adecuados, un precio no muy elevado, instalaciones próximas a la oficina y pequeños ‘premios’ o días especiales cuando haya triunfos, cuando todo el mundo se apunte o cuando acabe la liga. Así todo funcionará.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *