13 May
rasgos buen jefe

Siete rasgos del buen jefe que mejorarán la productividad de tu empresa

Si hace un par de días os contábamos cuáles eran los ‘siete rasgos del mal jefe que disminuyen el rendimiento de la empresa‘, ahora toca ver el vaso medio lleno.

Y es que de la misma manera que hay rasgos negativos que restan, hay otros tantos positivos, incluso más, que suman y optimizan el esfuerzo de todos y cada uno de los trabajadores.

Porque hacer grande a una corporación es sinónimo de actitud, de clima y de resultados.

Siete rasgos del buen jefe que mejoran la productividad de la empresa:

CONFIADO

No entendamos mal este primer rasgo. No se trata de ser un crédulo e incauto, sino de confiar en las personas que forman parte de tu empresa.

De esta manera el clima será mucho más cómodo para todos, pues el jefe hace comprender al resto que él mismo cree que ellos son capaces de hacer las tareas que se les ha encomendado sin una vigilancia exhaustiva.

SIMPÁTICO Y AMABLE 

Lidiar con un jefe con malas pulgas no es querido por nadie. Por esta razón, ser la cabeza visible de una empresa a la par que tratar con buenos modales a los empleados servirá para hacer unión en el grupo.

De esta forma, los resultado de la empresa serán mejores siempre que la unión entre todas las partes tenga cómo resultado una suma.

HONESTO Y OBJETIVO

Los empleados quieran sentirse valorados. Por ello, de la misma manera que el jefe abre la boca para quejarse cuando algo está mal, el trabajador espera que este haga lo propio con una felicitación y una sonrisa cuando haga una tarea bien.

Si esto sucede, las personas que formen parte de una empresa se sentirán valoradas y no creerán que da igual el que las cosas marchen bien.

ORGANIZADO

La gestión de un equipo ha de comenzar desde arriba. De esta manera, que la dirección de un proyecto esté bien estructurada es un espejo y un camino a seguir para el resto de empleados.

TRABAJADOR

Puesto que es el máximo representante de la empresa, la persona más destacada, el jefe no puede mostrarse como un vago y holgazán delante de sus empleados.

En este sentido, es importante que este pregone con el ejemplo a pesar de su cargo.

APOYO PARA EL EMPLEADO

El cliente ha de entender que tanto él como sus empleados son la imagen de la empresa ante sus clientes. Así, siempre que haya un problema por un trabajo o tarea, lejos de gritar y quejarse de sus empleados delante del cliente de turno, deberá apoyar y defender el trabajo realizado.

EMPÁTICO

La empatía es un factor clave para un buen jefe. Siempre con cierta medida para que un empleado más listo que el resto no se aproveche de esta, el jefe ha de comprender ciertas situaciones que les surgen a sus trabajadores.

Si eres jefe, toma nota de estas claves y, si no lo eres, intenta compartir esta entrada para que le llegue y pueda aprender algunos de estos rasgos tan determinantes para el buen funcionamiento de una empresa.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *